¿Cómo lograr que un maravilloso programador fracase? Haciéndole líder sin formarle

Se ha escrito mucho sobre liderazgo y se seguirá escribiendo, porque nos fascina la capacidad de algunas personas para hacer que los miembros de un grupo den lo mejor de sí mismos para lograr una meta colectiva.

En Novanotio nos interesa especialmente este tema porque hemos visto muchas veces cómo un buen técnico o un maravilloso programador al que le dan la responsabilidad de liderar un equipo, se convierte en un mal jefe, un antilíder.

¿Por qué?

Generalmente porque esa persona no ha sido formada en las habilidades necesarias para liderar equipos. Puede ser muy buen ingeniero o informático, pero no tiene el conocimiento necesario para lograr que su equipo funcione.

El cambio de trabajo de programador a jefe es total, la labor a realizar es completamente distinta y nadie le explica en qué consiste su nuevo trabajo. ¿Qué hace el jefe novato? Adoptar el papel de jefe tradicional, centrándose tanto en resultados y objetivos que se olvida escuchar a sus colaboradores, es incapaz de delegar o dar responsabilidades a su equipo, con resultados regulares a corto plazo y catastróficos en unos meses.

Hoy en día existe suficiente conocimiento y formación como para evitarlo. En Novanotio se forma a todos los profesionales para que cuando un día sean responsables o líderes de un equipo, tengan la base teórica de lo que se espera de ellos y cómo lograr que su equipo funcione. De ellos dependerá luego que logren llevar esa teoría a la práctica o que adopten roles de liderazgo erróneos. Es como programar, te dicen como debes hacerlo y luego lo haces mejor o peor.

La formación en liderazgo permite a las personas que trabajan en Novanotio, no solo mejorar su desarrollo profesional, además poder entender la situación de su equipo de trabajo, conocer la presión a la que están sometidos sus líderes y sobrellevar mejor cuando tienen un mal jefe.

Lo primero que hacemos en la formación en liderazgo es enmarcar en qué consiste ser líder. Aunque hay diferentes teorías, está claro que lo esencial es obtener lo mejor de tu equipo de trabajo, para ello es importante que conozca bien a las personas que tiene a su cargo y sepa potenciar sus puntos fuertes, asignándoles tareas que encajen con sus habilidades. Por ejemplo, un contribuidor independiente o lobo solitario realizará perfectamente un módulo aislado.

Un ejemplo habitual es lo que ocurre cuando se hace jefe al mejor programador del equipo. Esta persona conoce su superioridad en esa faceta y decide que cómo sabe más, se va a hacer lo que él diga. Sin entender que eso le valía en su anterior puesto de trabajo, pero no ahora. Su equipo se sentirá subestimado y dejará de esforzarse y de disfrutar con su trabajo, perdiendo grandes ideas y un mejor trabajo.

Otro tema importante es la presión que ejerce la empresa sobre los equipos y la necesidad de que el líder proteja a su equipo. El consejero delegado, los directores y gerentes quieren más beneficios, que se logran a base de un mayor número de proyectos llevados a cabo por un menor número de personas en menos tiempo. Si el líder permite que esta presión caiga directamente sobre su equipo, estarán trabajando 12 horas al día de lunes a domingo y en dos o tres meses estarán fundidos.

¿Qué es un equipo de alto rendimiento? Se puede definir como un equipo en el que la misión está por encima de todo y se olvidan las diferencias personales permitiendo que el rendimiento crezca. Pero se puede ir todavía más allá y definirlo como  un equipo donde todos se llevan bien, todos se ayudan y apoyan produciéndose un autoenfoque de todos que permite ese rendimiento.

En Novanotio realizamos un estudio sobre programadores que habían sido ascendidos a responsables de equipo con éxito y vimos que una cualidad común era ser learners, amantes del aprendizaje, pero en esto profundizaremos más adelante.

¿Qué habilidades piensas que son indispensables en un líder? ¿Qué has tenido más buenos jefes o malos jefes?

3 Comentarios

  1. mrfoxtalbot 29/01/2015 en 1:49 pm- Responder

    Gracias por compartir esta reflexión tan interesante. Saludos.

  2. María Lasa 29/01/2015 en 1:56 pm- Responder

    Estoy totalmente de acuerdo con el post, muchas gracias.

  3. jdlopez@novanotio.es 17/03/2015 en 6:32 pm- Responder

    Un tema muy interesante y al que apenas se da importancia en la mayoría de las empresas. En próximos post explicaremos los resultados de nuestras investigaciones sobre el liderazgo.

Deje su comentario Cancelar respuesta