Los diez mandamientos de la gestión de equipos tecnológicos:
Cómo construir y preservar equipos de alto rendimiento

Confiarás en tu equipo porque sabe hacer las cosas. Si no crees en su capacidad, su motivación se desvanecerá. Crear un equipo de respaldo o trasladar su actividad a un proveedor externo no mejorará los sistemas ni optimizará los costes a largo plazo.

 

Formarás continuamente a tu equipo. Si no tienes nada que enseñarles, ¿por qué eres su líder? Dales todo tu conocimiento para que puedan tomar mejores decisiones. Recuerda que equivocarse es parte del proceso de aprendizaje, aprovecha los errores para ampliar el conocimiento.

 

Celebrarás los éxitos. Parece difícil porque el ochenta por ciento de los proyectos tiene importantes problemas. Aun así, decide que algo se ha hecho de forma brillante y haz una pequeña ceremonia. Nada refuerza tanto la motivación como un éxito.

 

Darás tiempo a tu equipo para que experimente con nuevos entornos y aplicaciones. El ser humano es curioso por naturaleza. Úsalo a tu favor y reserva el cinco por ciento de su tiempo para que experimenten con los conceptos que usarán mañana. Son sólo dos horas a la semana o un día al mes.

 

Proveerás a tu equipo de los medios adecuados. Todos queremos hacer un buen trabajo. ‘Haz lo que puedas con lo que tienes’ es una autopista hacia la desmotivación.

 

No gritarás. Un grito o una amenaza son mensajes directos a la amígdala, una de las estructuras más antiguas y poderosas del cerebro. La amígdala no participa en la racionalización de las ideas ni en la creatividad, sólo decide si atacar o huir. Conseguirás una discusión o una baja.

 

No aceptarás fechas de entrega arbitrarias. Putnam demostró que en tecnología no es posible determinar el plazo para realizar una actividad. Si confundes estimaciones con compromisos la presión se trasladará a tu equipo y lo destruirá.

 

No entregarás productos de baja calidad. Si entregas ‘lo que sea que funcione’ no solo desmotivas a tu equipo, el trabajo no planificado de solucionar incidencias impedirá ejecutar el trabajo planificado.

 

No establecerás rígidos procedimientos. No pagas a tus profesionales para que trabajen, les pagas para que piensen. Proporcionales guías de buenas prácticas y exígeles que las mejoren continuamente.

 

No separarás a tu equipo ni permitirás que trabaje en varios proyectos en paralelo. Los vínculos emocionales aceleran la entrega de resultados, fortalécelos con el contacto diario y el foco en la actividad. ‘One project, one team, one site’

 

 

Deje su comentario