Las cuatro leyes de la gestión de proyectos tecnológicos

Tan solo cuatro leyes gobiernan la gestión de los proyectos tecnológicos:

1ª ley. Las especificaciones son inciertas, imprecisas e infinitas.

2ª ley. One project, one team, one site.

3ª ley. Presión x Talento = Constante.

4ª ley. Alcance, Plazo y Calidad. Si fijas dos de ellas, la tercera se degrada porque es la variable de ajuste.

La primera ley asume que no disponemos de una herramienta para transmitir las instrucciones técnicas. La comunicación se hace mediante sucesivas iteraciones soportadas en relaciones personales. Corolario: Especifica menos y relaciónate más.

La segunda ley nos indica cómo fomentar las relaciones personales; los equipos de diseño, desarrollo, pruebas, integración y delivery están en una única oficina y cada consultor trabaja para un único proyecto. Las software labs y las organizaciones matriciales son ineficientes.

La tercera ley anticipa que si incrementas la presión de trabajo, obtienes menos producto. El desarrollo tecnológico es más inspiración que transpiración. Deja que el equipo encuentre su ritmo y gestiona las expectativas del cliente.

La cuarta ley nos propone cómo gestionar las expectativas del cliente. Dado que las especificaciones son infinitas, uno de los tres parámetros debe degradarse y lo habitual es fijar Alcance y Plazo, degradando la Calidad. La propuesta de SCRUM es fijar Plazo y Calidad mientras el Alcance se determina con el cliente en sucesivas iteraciones. La propuesta de TIME & MATERIAL es fijar Alcance y Calidad, sin plazo cerrado y facturando por el tiempo dedicado.

Son pocas y son fáciles, y sin embargo buena parte de las organizaciones, como consecuencia de la herencia cultural de la ingeniería industrial, trabajan contra ellas preparando extensos documentos funcionales, deslocalizando parte de los equipos, trasladando la presión del cliente a los desarrolladores y fijando en los contratos alcance y plazo de entrega.

Quizás la magia no está en conocer las cuatro reglas, están ahí a disposición de cualquier gestor que quiera aplicarlas. Lo difícil es comprender la psicología que hay detrás de cada una de ellas, de forma que puedas adaptarlas a tu organización. Las referencias básicas son ‘Introducción a la PNL’ de Seymour, ‘The mythical man-month’ de Brooks, ‘Peopleware’ de DeMarco y ‘Drive’ de Pink.

Por eso cuando hay retrasos en los proyectos, se forman silos dentro de las organizaciones o los resultados se evaporan sin razón aparente, algunas empresas contratan un análisis estratégico y otras invitan a su coordinador de Novanotio a tomar un café y le preguntan la forma más sencilla de aplicar las cuatro reglas a su caso particular.

Si quieres ayudar al desarrollo del sector, puedes compartir experiencias sobre proyectos en los que se trabajó a favor o en contra de las cuatro leyes. También puedes proponer nuevas leyes y abrir un debate sobre por qué son necesarias y por qué tienen un carácter universal.

2018-01-08T10:50:13+00:00 28 septiembre 2017 |Categorías: Desarrollo profesional|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Deje su comentario