El Líder Técnico, un rol en peligro de extinción en la era SCRUM:
Las funciones de una posición llamada a desaparecer

En este post vamos a hablar de nuevo del líder técnico, el responsable del diseño y la construcción de los sistemas. Es la vía de crecimiento profesional preferida por los programadores y el primer rol de liderazgo que surgió en las empresas tecnológicas. Su misión original era extensa; entender las necesidades del cliente, hacer un primer diseño de alto nivel, preparar el diseño de bajo nivel, controlar los costes, determinar el alcance del sistema y, por supuesto, motivar y dirigir al equipo técnico.  

Como hemos visto en anteriores artículos, el Líder Técnico terminó apoyándose en el Key Account Manager, al que delegó las funciones de atención del cliente y diseño de alto nivel, y en el Jefe de Proyecto, que se hizo cargo de las tareas de control económico, control del alcance y motivación del equipo. Con el tiempo estos dos roles han ganado en reconocimiento, mientras el glamour que acompañaba al líder técnico se ha difuminado.

Funciones del Líder Técnico

El Líder Técnico mantiene dos de sus funciones originales, el diseño de bajo nivel y la supervisión del trabajo técnico.

El diseño de bajo nivel es su actividad preferida. Recibe del Key Account Manager una especificación de alto nivel, que es incierta e imprecisa según establece la primera ley y la descompone en tareas más simples y detalladas que asigna al equipo técnico.

La primera ley nos advierte que las especificaciones de bajo nivel, aunque tienen mayor detalle, siguen siendo inciertas e imprecisas. Por eso es crítica la segunda de sus funciones, el seguimiento del equipo técnico.

Como el lenguaje natural es interpretable, los analistas y programadores pueden desarrollar funciones diferentes a las especificadas. Como no es posible documentar los millones de estados del autómata, aparecerán detalles durante la implementación que se han pasado por alto en el diseño.

El apoyo al equipo técnico puede ocupar hasta el ochenta por ciento del tiempo del Líder Técnico.

El Líder Técnico, ¿nace o se hace?

Para ser un buen Líder Técnico se necesita un profundo conocimiento funcional del sistema y de su arquitectura, es decir, qué problema resuelve y cómo están construidos cada uno de sus módulos. La mejor forma de adquirir estos conocimientos es participando en la construcción del sistema, por lo que el Líder Técnico suele ser uno de los programadores más veteranos.

Como la permanencia media de un consultor en un proyecto es de 24 meses, a Líder Técnico se llega con un poco de paciencia.

Disfunciones en la posición de Líder Técnico

Los problemas aparecen cuando junto con el rol de Líder Técnico hay que desempeñar el de KAM, Jefe de Proyecto o Programador. Si exploras nuevas oportunidades con el cliente no haces el seguimiento del equipo técnico. Si le ayudas a modelar un complejo proceso de negocio, ¿cómo le dices que no hay presupuesto para el desarrollo?. Si estás programando no tienes tiempo para nada mas.

Cuando se pierde la función de seguimiento, las instrucciones se comunican por correo electrónico ‘para que quede constancia’ y la situación se vuelve insostenible.

Crecimiento profesional del líder técnico

Ya eres Líder Técnico y has desarrollado con éxito varios proyectos. ¿Cual es el siguiente paso de tu carrera? En función de tus fortalezas y preferencias tienes varias posibilidades.

La evolución natural en empresas no IT es hacia CIO, por tus conocimientos funcionales y sobre las posibilidades de la tecnología.

En empresas IT de desarrollo el crecimiento es hacia CTO, donde usas tus habilidades sobre arquitectura de sistemas. En las de producto es hacia Product Manager gracias al conocimiento funcional que has desarrollado durante años.

Siempre puedes crecer hacia posiciones de Key Account Manager, donde se valora tu visión sobre las necesidades de los clientes y la capacidad del equipo técnico.

Si creces hacia Jefe de Proyecto, toda tu experiencia anterior es inútil y necesitas desarrollar habilidades de motivación y negociación.

La desaparición del Líder Técnico en la era Scrum

Con la llegada de las metodologías Agile desaparece la figura del Líder Técnico. Seamos sinceros, su conocimiento funcional es limitado y sólo domina la arquitectura de los módulos en los que ha participado como programador.

En SCRUM los conocimientos funcionales los aporta el Product Owner, con el apoyo del Product Manager en sistemas  complejos que involucran a varios equipos. El diseño de bajo nivel lo realiza el propio equipo de desarrollo y, si la complejidad es alta, un arquitecto de sistemas se integra dentro del grupo. El Scrum Master se asegura de que se realice la función de seguimiento de la actividad. 

La transición hacia Scrum es un proceso complejo porque no basta con reorganizar los equipos técnicos. Los cambios afectan al cliente, que ahora participa de forma activa en el proceso, y a las ofertas, donde ya no es posible determinar un alcance y fijar un plazo. 

Los principales desafíos de la era Agile son para el Key Account Manager.

Deje su comentario